viernes, 24 de diciembre de 2010

Papá Noel también llega en tabla de surf

La Navidad llegó a la ría de Vigo sobre una tabla de surf y Papá Noel se atrevió a bañarse en aguas gallegas para celebrar las fiestas. No es el río Moscova ni hay que hacer un agujero en la capa de hielo para bañarse, pero la cara de los participantes demuestra que el frío es intenso. La playa de Patos, en la zona sur de la Ría de Vigo y enclavada en el municipio de Nigrán, es lugar de entrenamiento habitual -también de iniciación- para surferos de toda Galicia y este 23 de diciembre se vistió de Santa Claus.

El Patos Surf Club organizó por quinto año consecutivo su iniciativa 'Papá Noeles Surferos', una forma muy australiana de recibir a la Navidad. Un grupo de amigos empezó hace unos años a surfear las olas con el típico gorro de Papá Noel y la broma se fue extendiendo hasta que la convocatoria se hizo oficial.

Diego Armada, director técnico del club, fue uno de los impulsores y ahora tiene que quedarse fuera del agua para encargarse de todos los preparativos. El frío es intenso, sobre todo por el fuerte viento del norte que azota el arenal, y la sensación térmica llega a tan solo 6 grados centígrados. "Se está mucho mejor en el agua", aseguran dos jóvenes participantes que corren hacia el mar tras haber hecho un descanso.

Agua a 15 grados



"Ahí dentro hay unos 15 grados, así que la diferencia con el exterior se nota", explica Diego señalando al agua. Unas 70 personas, de entre 7 y 30 años, se atrevieron este jueves a darse un chapuzón en Patos. Tras ataviarse con gorros y camisetas rojas, además del imprescindible neopreno, todos corren hacia el agua.

Varios monitores vigilan desde la orilla para prestar ayuda en caso de incidentes. "La seguridad es lo primero, ya que un día como hoy es imposible impartir clases y todos quieren meterse en el mar", añade Diego Armada.

El éxito que ha tenido el llamamiento ya ha provocado otras convocatorias del estilo, por lo que en el mismo arenal se celebran también el Día Internacional del Surf, en junio, o los Carnavales, totalmente disfrazados. "Hay que tener mucho cuidado, en especial cuando vas vestido con ropas poco habituales, así que revisamos que nada impida desenvolverse con soltura en el agua", indica Diego.

'Es un deporte de invierno'


La escuela tiene en verano entre 300 y 400 cursillistas semanales divididos en cuatro turnos al día. "Lógicamente en los meses de más calor es cuando tenemos más actividad, pero siempre recomendamos iniciarse en invierno", añade el director de la escuela recalcando que estamos ante "un deporte de invierno". La razón es muy simple y se refiere a la "calidad de las olas", de mayor tamaño y secuencia que en el estío, aunque el frío sigue siendo un inconveniente a tener en cuenta por la gran mayoría de participantes.

Las tablas de surf aparecen en la clásica estampa de la playa de Patos, donde existen dos clubs. Además del citado, también se ha creado el Prado Surf Escola, que organiza por su cuenta el día de Papá Noel, aunque en horario diferente.

En uno y otro caso, los participantes disfrutan de las olas durante una hora y a continuación reponen fuerzas con una merendola en la que no falta el chocolate caliente para recuperar la temperatura. Los organizadores también suministran todo el material a aquellos que no dispongan de tabla o ropa. Al fin y al cabo, Galicia y Australia no se parecen demasiado en cuanto a temperaturas durante este mes de Diciembre.

2 comentarios:

  1. t agrego a mi lista d blogs
    http://markitos-martinez.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Bien yo tambiém te agrego un saludo majo ;).

    ResponderEliminar